logo

Posconflicto y medio ambiente

En el marco del conflicto armado vivido en Colombia desde hace más de cinco décadas, se ha proyectado el proceso de paz que inició con las negociaciones y la posterior firma definitiva de los acuerdos de paz suscritos entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC – EP, a cuya fase le sigue el posconflicto. Este proceso se ha construido durante el conflicto armado y ahora se encuentra en la fase de puesta en ejecución de cada uno de los puntos del Acuerdo Final.

A continuación se presenta una síntesis del Acuerdo Final tomada de manera literal de (Oficina del Alto Comisionado para la Paz, 2016):

1. Reforma Rural Integral: hacia un nuevo campo colombiano

Este acuerdo sienta las bases para la transformación del campo, reversando los efectos del conflicto y las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el país y creando las condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural. Además pretende la erradicación de la pobreza rural extrema y la disminución en un 50 % de la pobreza en el campo en un plazo de 10 años, la promoción de la igualdad, el cierre de la brecha entre el campo y la ciudad, la reactivación del campo y, en especial, el desarrollo de la agricultura campesina, familiar y comunitaria. Este acuerdo busca que los habitantes del campo:

a. Tengan tierra

b. Tengan cómo poner a producirla y vivir bien

c. Participen en la planeación de sus regiones

2. Participación Política: apertura democrática para construir la Paz

Este acuerdo busca ampliar y cualificar la democracia como condición para lograr bases sólidas para forjar la paz y una ampliación de la democracia como camino para tramitar los conflictos de manera pacífica y el rompimiento definitivo del vínculo entre política y armas, así como abrir la puerta para que en Colombia nos integremos a una cultura de reconciliación, convivencia, tolerancia y no estigmatización.  Busca que en general:

a. Haya más voces diversas en la política

b. Más ciudadanos participen en los asuntos públicos

c. Nunca más se mezclen armas y política

3. Fin del Conflicto

Este acuerdo establece los términos en que se dará el fin de las confrontaciones con las FARC y el fin de las hostilidades de las FARC hacia la población civil, mediante un cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo así como un cronograma preciso para la dejación de todas sus armas en 180 días y el inicio de su reincorporación a la vida civil.  Naciones Unidas -a través de un proceso técnico, trazable y verificable- recibirá la totalidad de las armas de las FARC y le garantizará al pueblo colombiano su dejación completa e irreversible. Este acuerdo busca que:

a. Las FARC dejen sus armas

b. Las FARC se reincorporen a la vida civil

4. Solución al problema de las drogas ilícitas

Encontrar una solución definitiva al problema de las drogas ilícitas es necesario para construir una paz estable y duradera, por lo que este acuerdo propone una nueva visión que atiende las causas y consecuencias de este fenómeno. Le da un tratamiento especial a los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico, promoviendo la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito y la transformación de los territorios afectados y dando la prioridad que requiere el consumo bajo un enfoque de salud pública. Al mismo tiempo, se intensificará la lucha contra las organizaciones criminales que controlan el negocio. En concreto se pretende que:

a. Los cultivadores se pasen a una actividad legal

b. Los consumidores sean tratados y rehabilitados

c. Se combata toda la cadena del narcotráfico

5. Víctimas

Este acuerdo busca -a través de los cinco mecanismos y medidas que integran el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición- lograr la satisfacción de los derechos de las víctimas, asegurar la rendición de cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en él, y contribuir a garantizar la convivencia, la reconciliación y la no repetición, como elementos esenciales de la transición a la paz.

Este acuerdo busca:

a. Verdad sobre lo ocurrido

b. Justicia por los crímenes en el conflicto

c. Reparación para las víctimas

d. Garantías de que no se repitan los hechos

6. Implementación, verificación y refrendación

Este acuerdo señala que con la firma del Acuerdo Final y su refrendación ciudadana, se da inicio a la implementación de todos los puntos acordados. Asimismo, habrá un sistema robusto para hacerle seguimiento y verificación al cumplimiento de la implementación, incluyendo un acompañamiento internacional.

Este acuerdo busca que el Acuerdo Final:

a. Sea votado por los colombianos

b. Se implemente y se haga un seguimiento a ese proceso

c. Tenga un acompañamiento internacional

Las conflictividades que motivaron la creación de la guerrilla mencionada, el conflicto armado y las que motivan hoy en día el desacuerdo de un conjunto de colombianos con el Acuerdo Final y el posconflicto, requieren de un ambiente de democracia y dignidad, para que se tramiten por vías no violentas, pues ellas son un activo para el cambio social. En ese sentido, el posconflicto es una fase de transición que sigue a los acuerdos de paz, en la cual, el desafío más importante es poner en marcha las transformaciones requeridas para que la violencia con connotaciones políticas no vuelva a aparecer y no se repitan las circunstancias que le dieron origen y para que el Estado colombiano fortalezca su capacidad para controlar y combatir la violencia que de ellas se derivan. (FIP, 2016)

Rafael Pardo, Alto Consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, sintetiza el pacto que deben hacer el gobierno y los ciudadanos para garantizar que la guerra no vuelva a repetirse, de la siguiente manera: se trata de un trabajo en conjunto que tiene tres etapas. La primera, a 18 meses, corresponde a la respuesta rápida tras la concentración y desmovilización de las FARC – EP, mejorando las condiciones en las regiones donde han estado presentes. El segundo, proyectado a dos años, corresponde a la implementación de los acuerdos para la reintegración de los excombatientes de las FARC a la sociedad civil, y el tercero, a 20 años, corresponde a una agenda transformadora de una nueva Colombia, más integrada, equitativa, más democrática y segura”.

 

 

El conflicto armado ha impuesto una dinámica de ordenamiento de los territorios muy particular y con ello claro está, la transformación de ecosistemas. De hecho, muchas de las acciones violentas han ocurrido en áreas protegidas y en espacios de alta riqueza natural.

Colombia atraviesa ahora una etapa hacia el posconflicto que está planteando nuevos retos de gobernabilidad, así como de responsabilidad y justicia ambiental.

La FCDS pone a disposición una recopilación histórica y actual de artículos de opinión, noticias, crónicas y documentos técnicos  acerca de esta problemática, con particular atención en la región amazónica. La apuesta de la FCDS es precisamente contribuir con la construcción de paz en Colombia, particularmente en la región Amazónica abatida durante tantos años por la violencia pero que aún conserva una riqueza social y natural fundamental para la sostenibilidad de la región y del planeta.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

logo espectador

Chiribiquete en la paz como en la guerra

Para los indígenas amazónicos, Chiribiquete es el lugar más sagrado de su territorio. Para los investigadores, es un tesoro cultural y ambiental que debe ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Ahora que las FARC, sus guardianes de facto, se han retirado, se hace inminente una discusión sobre su destino. ¿Qué le espera a este lugar y a sus habitantes ancestrales después de la firma de los acuerdos de paz?

Ver artículo completo aquí


logo-semana-500x500

Falta estado

Aunque el país se fijó una estrategia para afrontar los desafíos de seguridad del posconflicto, la incapacidad del Estado para frenar la violencia emergente de los herederos de las Farc y para hacer presencia en el territorio empieza a  preocupar.

Ver infografía aquí 


logo_sostenible

 

 

Sin guerra, el Guaviare resurge gracias a sus pájaros

Tras el Acuerdo de paz los visitantes, atraídos por la riqueza natural del departamento, se han ido multiplicando: de apenas un centenar que se aventuraban hace una década, San José pasó a registrar 16.000 el año pasado.

Ver artículo completo aquí


Resultado de imagen para la silla llena

Este es un documental que busca contribuir a la construcción de un país en paz y con bosques que permanezcan en pie.

Regresé a La Macarena después de 20 años, gracias a la calma generada por el proceso de paz y como parte de un proyecto de investigación sobre la historia de nuestros parques nacionales. Era abril de 2016.

En la zona del bajo río Duda y alto Guayabero muchas de las personas que conocí se habían ido y muchas otras habían llegado tumbando monte a ritmos cada vez más acelerados. El recrudecimiento de la guerra dejó muchas heridas.

Ver artículo y documental aquí











  • Compartir